domingo, 8 de mayo de 2016

Todo mejorará...



                           "Encontrarás más pronto tu felicidad, si la buscas dentro de ti mismo" 



Renuncie a estar triste, cuando me di cuenta de que la vida me ha premiado, con quizás mucho más de lo que necesito para vivir. 
Renuncie a estar triste, cuando entendí que mis problemas son minúsculos, comparados con los de las demás personas. 
Renuncie a estar triste, y decidí cambiar mi forma de ver la vida, aceptando los problemas como retos, como preparación y empecé a sacar de cada uno de ellos una ventaja, una verdadera fortaleza.
Renuncié a estar triste, cuando comprendí que era tiempo perdido, entendiendo que el tiempo es lo único que no se nos devuelve, que no podemos comprar y se nos va de las manos, con cada respiración. 

Un día cualquiera me sentía perdido, pensaba que no podía seguir lamentándome, entendí que podía hacer algo más, que no me iba a dejar vencer, ¡Qué no lo haría!

Empecé a comprender las señales del destino, sé que cada día nos está tomando la lección, que con cada circunstancia que se nos presenta, nos pone una nueva prueba, entendí que no existe la -mala suerte-, sino más bien, es la forma en que la vida te enseña algo nuevo, aprendí que para poder edificarte, construirte y crecer, primero tienes que caer, por que solo en ese momento, vas a entender tu verdadera capacidad, tu verdadero "torque" (como diríamos en términos automovilísticos), sabía que no era el momento de bajar la cabeza, sino de levantarla y seguir mirando hacia adelante, buscando esa luz, que muchas veces estaba más cerca de lo imaginado.  

Aprendí a asimilar el proceso que conlleva encontrar la felicidad, entendí que es un momento en el que tienes que tomar decisiones, muchas de las veces tienes que renunciar a personas, a objetos, tienes incluso que renunciar a tu forma de vivir, todo por ser feliz. 

Como dice una frase, que me encanta mucho, "La vida no te quita nada con lo que no puedas vivir, y si lo hace, reemplaza eso por algo mejor". 

Hay que dejar todo lo malo atrás y atreverse a vivir como nos guste, como queramos, amando a quien queramos amar, viviendo, sonriendo, siendo buenas personas y buscando una sonrisa, buscando una luz. 


Mi deseo hoy para ti: 
¡Florece y prospera! 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada