lunes, 8 de febrero de 2016

¡Bienvenidos a mi blog!





"Antes tenía miedo de estar loco, ahora necesito esa locura, para encontrarme a mi mismo" 


Siempre me preguntaba ¿Qué se sentirá tener un blog? ¿Tengo tiempo para administrar uno? ¿A alguien le interesará lo que escriba? En fin, algunas interrogantes siempre han pasado por mi cabeza, y ahora me he decido -de manera empírica- armar mi blog. ¡Espero que les guste! 


Qué les puedo contar en mi primera entrada, soy Alex, los títulos no importan, 25 años, soltero de "profesión", fotógrafo, enamorado de la vida, de sus colores, de sus amaneceres y más aún de sus atardeceres. Periodista por inducción, fotoperiodista por pasión, actualmente dueño y señor, de un medio de comunicación digital, en mi hermosa provincia de Imbabura, ¡Sí! la provincia "Azul de los Lagos". 

Segunda línea y me he quedado colgado, eso creo que pasa siempre (?)... 

Amo la lectura, de esa buena, la que te traslada a ese mundo, que el autor se lo imaginó al momento de escribir sus líneas. Terminé no hace mucho de leer un libro magnífico, (Se los recomiendo). Es de Isabel Allende, "La Casa de los Espíritus", me identifico mucho con cada uno de los capítulos de ese libro, ya que he tenido a lo largo -o corto- de mis 25 años una vida "accidentada", llena de subes y bajas, subidas estrepitosas, que llenaban mis días de alegría, contrarrestadas con la adrenalina, miedo e impotencia de las bajadas, que me conducían hasta el fondo, de esas bajadas, que te hacen pensar sobre el sentido de esta vida, golpes que te trasladan en minutos, a pensar ¿Por qué?, ¿Para qué?, ¿Por quién vives? ¿Haces lo correcto en tu vida? o, sólo tienes que dejar que las cosas pasen, que el tiempo -entendiendo "tiempo"; días, meses, años o quizás toda la vida- cure esas heridas, que nuestro cuerpo, en su infinita grandeza reconstruya, aunque no sólo las heridas del cuerpo, sino también las heridas del alma y corazón. Muchas interrogantes, que solo Allende, puede descifrar en su libro. 

He terminado mi primera entrada, espero que no sea la última.

Gracias por soportarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada