lunes, 22 de febrero de 2016

Caminando por la vida...







Llega un momento de la vida, en este trajinar constante de subes y bajas, que debes detenerte un momento, quizás para tomar un respiro y analizar lo que has caminado, hasta donde has llegado, como lo has recorrido y que has dejado en ese camino, que en realidad es largo, sinuoso y hasta cierto punto complicado.

Llegas a una edad, (aunque suene a viejo) en que te das cuenta, de muchas cosas que han sucedido a lo largo de tus años, disfrutaste de la vida, reíste, soñaste, hiciste lo inimaginado, viviste lo suficientemente divertido, te planteas además que ese camino, te ha llevado por lugares y momentos mágicos, has conocido lugares extraordinarios, has viajado y en ese recorrido, has tenido que desprenderte de muchas cosas, incluso de personas que ya no hacen nada en tu vida, has tenido que dejar lugares, momentos, sentimientos, olores e incluso sabores, que no volverán jamás.

Comprendes que hay promesas que se rompen, hay contratos que no se cumplen, hay "amigos"que te traicionan, hay otros que quieren verte siempre mal, hay gente que entra en tu vida y se va sin avisar. Te has puesto a pensar, cuantas personas has conocido, y que hicieron en tu vida. Sin duda serán cientos, que entran en tu vida, hacen cambios y se van, quizás sea ese el destino, quizás sea ese el motivo por que estuvieron, todos tienen su etapa, su momento y su lugar. 

Analizas los lugares donde estuviste, lo que hiciste por alguien, que quizás era especial, que caminaste muchas veces sin rumbo, buscando tan solo un abrazo y encontraste ira, dolores y temores. Te detienes a pensar y dices ¡La vida es así!, y mientras miras el camino recorrido, te das cuenta que no puedes hacer más, que tienes que seguir caminando, que la cima está quizás más cerca de lo que esperas y que debes desprenderte de todo lo que alguna vez en la vida te hizo feliz, pero ahora te hace más daño. 

El camino puede ser distinto, se puede presentar incluso agreste, pero el objetivo, el de ser feliz, siempre debe estar en la cumbre. Aprendamos a adaptarnos más, entender que hay que aferrarse a nuestros sueños, pero siempre construirlos con una base sólida que impida que nuestro camino recorrido se derrumbe, siempre hay que tener un "as" bajo la manga, arriesgarse es correcto, pero pensando siempre en que nuestro objetivo no desaparezca, que nuestro camino cambie, pero que nuestro sueño quede intacto, hay que caminar no quizás por el sendero marcado y establecido, atreverse a ser diferentes, pero eso si, siempre cuidando nuestra seguridad, nuestra estabilidad, que al final de cuentas es lo que cuesta recuperar y mantener. 
La teoría del caos, o más conocida como el "Efecto Mariposa", manifiesta la idea de todo esto, una acción hoy, puede traer consecuencias al otro lado del mundo mañana, quizás el decidirse por algo que creemos correcto, muchas veces no resulta serlo, es por eso que nuestras decisiones deben ser reflexionadas, con la mayor prolijidad. Muchas veces el querer ganar todo, puede hacer que lo perdamos todo. 

Les escribo, con una sonrisa llena de felicidad, de alegría, ahora camino feliz, con problemas, vicisitudes y necesidades, como las de todos, pero feliz. Entiendo y comprendo que todo en la vida se soluciona, que los problemas nos hacen más fuertes, nos dejan lecciones, y todos tienen fecha de caducidad, no llevo odios ni rencores, prefiero que la vida misma se encargue y le brinde a cada persona lo que en verdad merece. 

Es mi primera entrada en este blog, que habla de un tema "existencial", espero no aburrirlos, pero también soy ser humano, también río, también lloro, me pongo enojado o triste, pero pese a todo he entendido, que la única forma de atraer cosas buenas a nuestra vida, es sonriendo y siendo feliz el mayor tiempo posible. 


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Twitter: @agodoyphoto




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada